jueves, 19 de febrero de 2009

Una respuesta breve para una emoción profunda


No ha podido el invierno de mi vida, ni el sufrimiento causado por tu larga ausencia, borrar los acontecimientos queridos, que nos unieron más allá de las contradicciones y predicciones..

El oráculo emitió su canto muchas veces..y como una niña irreflexiva..tapé mis oídos y no ignoré el canto de las sirenas.. y los dedos acusadores, sólo para jugar a ser feliz....

Sin embargo hoy, que la vida se hace cada vez más pequeña y trás la vuelta nos acechan la sombras y se hace más querido el acontecer existencial, no puedo despedirme de ti, pese a los sinsabores, porque están los campos cubiertos de pequeñas flores silvestres, de yuyos cómplices que velaron nuestro sueños junto al mar, o frente a la tumba del poeta Huidobro..o el canto es meralda de las olas , por ello, te repito energicamente: ya no juegues...no juegues...porque si me voy primero, no se si tendrás verdaderamente la fuerza de Orféo y bajar hasta los infiernos..
Beatrice



No hay comentarios:

Publicar un comentario