martes, 26 de noviembre de 2013

¡AH LAS PALABRAS...PORTADORAS Y PROVOCADORAS INDEFECTIBLES...¡

  


                                   Siempre he amado tu palabra  y cuando te quitas los otros ropajes anexos y ajenos, quedando solamente el hombre sensible y dulce, que maneja con oficio y soltura las letras, los versos.
                                En esos instantes mi corazón retoma el pequeño hilo dorado que desgrana la madeja de  tu bella poesía. 
                                Codiciosa , presurosa  lo guardo en la caja de mis  tesoros...aún en ellas tengo la exclusividad y nadie ha podido arrebatarme  ese privilegio. Tengo conciencia de lo hermosa y plena  que fue nuestra historia.
                              Me has enviado un poema de Gabriela y al igual que ella me repites: "Nada te han robado"...
_¿Pero por qué  a ratos me he sentido  tan despojada y temerosa que te vuelvas a ir, aún estando a mi lado?_
                            Pese a la bruma de los años, todavía  mi corazón late fuerte, puede conmoverse y me pueblan  pájaros azules y el mar, donde vivimos momentos tan felices..
                           He comprendido que solamente la muerte terrenal , puede terminar con este sentimiento tan profundo . 
                          Me pregunto : ¿es necesario, merecido amar tanto?
                          La respuesta llega junto con   tu poesía  y me lleno de  gaviotas, golondrinas, chercanes, mirlos, colibríes:vecinos-amigos de nuestras travesías.....
                         En vano intento arrancar los recuerdos y alejarme cuando los vientos nos arrastran y nos llevan a otros lares.... a otros brazos. 
                        Es allí cuando  comprendo que lo "nuestro" es único en algunos planos e irreemplazable.... 
                        Me resisto y lucho pensando que no debe  morir y concluyo que pese a los muchos esfuerzos, es irremediable  ir contra algo tan bello como la poesía y los afectos, almibarados de imágenes pasadas.
                     ¡Y sí tienes razón¡.....perdonando todas las diferencias entre esta magnífica poeta y yo, te confieso me parezco a ella (y a muchas otros seres humanos) en la intensidad profunda para amar...
                 ....Y también a mi madre , a mi padre :me mimetizo con esa sangre, de la cual soy  el fruto  que sembraron ellos , que para amar derribaron todas las puertas y banderas....
                 Besos de Amér..
(me gusta cuando me llamas así...retorno al pasado donde nos gobernaba la ternura......)





                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario