martes, 26 de noviembre de 2013

RESPUESTA A UNA CARTA...



La Ilusión
 
¿Nada te han robado. La tierra se extiende, verde, en un ancho brazo en torno tuyo, y el cielo existe sobre tu frente. Echas de menos un hombre que camina por el paisaje. Hay un árbol, en el camino, un álamo fino y tembloroso. Haz con él su silueta. Se ha detenido a descansar; te está mirando.
No te han robado. Una nube pasa sobre tu rostro, larga, suave, viva. Cierra los ojos. La nube es en  torno de tu cuello un abrazo que no te oprime ni te turba. Ahora una lágrima te resbala por el rostro. Es su beso tranquilo.
¡Nada te han robado. 
 
Si viene la muerte.
Si te ves herido no temas llamarme. Llámame desde donde te halles, aunque sea el lecho de la vergüenza. Y yo iré, aún cuando estén erizados de espinos  los llanos hasta tu puerta.
No quiero que ninguno, ni Dios te acomode la almohada bajo la cabeza.
Estoy guardando mi cuerpo para resguardar de la lluvia y las nieves tu sepultura. Mi mano quedará sobre tus ojos para que no
miren la noche tremenda.
 
Te envío esto de Gabriela, porque es como oírte a ti, tan pasional y tremendista, tan española en un amor inmenso.
 Es noche y baja a la hierba el roció,
mírame largo y habla con ternura,
¿Qué ya mañana al descender el rió
la que besaste llevará hermosura.
 
Si te vas y mueres lejos,
tendrás la mano ahuecada
diez años bajo la tierra
para recibir mis lágrimas
sintiendo como te tiemblan
las carnes atribuladas.
¿Hasta que te espolvoreen
mis huesos sobre la cara.
 
 
 Todo esto es de Gabriela.¡De quién mas podría ser¡



                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario