sábado, 21 de marzo de 2009

Carta del Hijo


Te llamo mi país, porque de ti
partió mi viaje recorriendo el azúmbar
de todas las comarcas, quizás por eso
me llamas Primavera,
lavanda,
Jazmín
magnolia,
cerezo florecido
aromo eterno.
Pero, siempre regreso, cuando estás muy triste
a ese lugar de tu corazón que solo yo conozco
y te cuento de lugares donde los hombres son sabios,
y hablan como yo te estoy hablando,
con el aliento embebido de todas las primaveras
que salierpn del Eden,
Y el saludo de marineros
que aún permanecen en el naufragio verde de sus naves.
Cuando regreso ya lo sabes de antemano
porque serás por la eternidad
mi madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario