miércoles, 25 de febrero de 2009

Carta a una hija


Tu padre te llama Sinead

pero yo te llamo Primavera.


Tu padre quiere que vayas con el viento

a lejanos paises.

Pero yo quiero que te quedes con el viento

que hacen mis manos al tocarte.


Tu padre quiere que dirijas empresas

pero yo quiero que juegues con los niños de la aldea.


Tu padre quiere que escuches conciertos

de doctas salas.

y yo quiero que escuches solamente

cantar el ruiseñor que eres tu misma.


Tu padre quiere que hables idiomas

de remotas ciudades.

Pero yo quiero que al hablar solo digas

con ternura: Madre


Porque aunque te vayas siempre estás

en lo mas secreto

del secreto corazón.

1 comentario:

  1. Solo el primer verso es mio.
    El resto lo hizo su padre.
    Habria sido muy bella nuestra niña...o nuestro niño hecho de amor y poesia.

    ResponderEliminar